Ha muerto Tato Destacado

 

En Agosto de 1975, dejo Argentina y viajo a Madrid para instalarme en España.  Argentina vivía momentos muy complicados y yo también. Una decisión dificil pero firme. Dos días antes había tenido mi última sesión de grupo con Tato, mi analista durante los tres últimos años en Buenos Aires. Fue la sesión de despedida. El no entendía porque quería irme de un lugar como Buenos Aires, tan propicio para el trabajo psicoanalítico. No entendía que dejara aquello, con todo lo que había que hacer allá en lo político, en lo social y en lo individual. No entendía que quisiera instalarme en España, en la España franquista y que durante 40 años había dado la espalda al mundo civilizado y progresista. Yo sabía porque me iba, porqué dejaba mi ciudad de siempre y porque me iba a vivir a Madrid. Yo ya había estado tres años viviendo y trabajando en Madrid. 

 

Luego, muy pronto murió Franco y España cambió. Muy pronto también, en Argentina se instaló la dictadura militar, con su prepotencia, su criminal ideología y sus efectos mas perversos, los desaparecidos.  

Argentina también cambió, para mal.

Poco tiempo después, año 1976 llega a Madrid Hernan Kesselman con su familia. Un día suena el timbre de mi casa, abro la puerta y me encuentro con Hernan.  Tato le había dicho ante la inminencia de su viaje, no dejes de ver a Patricio. Ahí estaba. Mas adelante llegó Tato, que no quería abandonar su país, su lugar de lucha. Los amigos lo tuvieron que sacar a la fuerza, después de que él se escapara de los para policiales por el techo de su casa. 

Con Hernan participé en muchas actuaciones desde la Escuela de Psicología Social, Grupos Operativos de Pichon Riviere, en mi consulta y en alguna institución en donde hicimos, hacíamos laboratorios psicodramáticos.  Tato coordinan el laboratorio de las "Escenas Temidas" que hice en Madrid. 

Tato dejó una marca profunda en su fecundo paso por mi vida. Muy a menudo mencionó una de sus obras de teatro, El Señor Galindez para hablar de la agresividad, de la violencia, de cómo la maldad esta también en cada uno de nosotros y cómo si no estamos avisados y muy atentos, puede emerger y dominarnos. La importancia de saber para no repetir. 

Esos de los años 70 fueron momentos importantes y psicoanalistas irrebatibles. Nunca se conformaron con lo que sabían, con cada paciente, con cada grupo, con cada escena de psicodrama seguían investigando el inconsciente humano. Yo tuve la fortuna de enriquecerme con todos ellos y aunque algunos ya no están y otros no los veo, sigo contando con ellos, sigo creciendo con mis diálogos y sus pensamientos. 

Hoy toca duelo. 

 

Patricio Olivera Palacios.

 

Patricio Olivera Palacios

Psicoanalista y psicoterapéuta de familias.

Sitio Web: www.fundacionannao.org
Inicia sesión para enviar comentarios

Silencios Rotos

  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

Silencios Rotos E.F.V. Nº 9 de MUJERES DE ANNA O.

Erase una vez una princesita pequeña y preciosa que vivía en un país encantado...

29-09-2014 14:39 Silencios Rotos

Silencios Rotos M.C.L.J. Nº 10 de MUJERES DE ANNA O.

Llegué a Anna O en un momento de mi vida en el que me encontraba muy mal. Me r...

29-09-2014 14:39 Silencios Rotos

Silencios Rotos EFC Nº 8 de MUJERES DE ANNA O.

Nací hace 24 años. Tengo dos hermanos, uno mayor que yo dos años y otro cuatro...

29-09-2014 14:39 Silencios Rotos

Silencios Rotos B.D.P. Nº 7 de MUJERES DE ANNA O.

Si tuviera que hablar sobre mi vida no sabría cómo empezar, pero ya puesta…mi ...

29-09-2014 14:38 Silencios Rotos

Silencios Rotos E.M. Nº 6 de MUJERES DE ANNA O.

Entré en el grupo de jóvenes cuando tenía 20 años, ahora tengo 24 y soy volunt...

29-09-2014 14:35 Silencios Rotos

Silencios Rotos R.A. Nº 5 de MUJERES DE ANNA O.

Nací el 6 de Junio de 1956 en una familia humilde con muchos hermanos, muchas ne...

29-09-2014 14:35 Silencios Rotos

Destacados